Entre La Sauna y Baño Turco

Todo el mundo ha oído alguna vez hablar del baño turco y la sauna, sin embargo, pocas personas saben cúal es la diferencia entre uno y otro. Espero que esta entrada os quede un poco más clara la diferencia entre ambos tratamientos y sus beneficios.

La sauna, de origen finlandés, también conocida como sauna seca o sauna finlandesa es un baño sin vapor que se realiza a temperaturas muy altas entre los 70 y los 90 ºC y una humedad máxima de un 20%. Estas temperaturas y condiciones de humedad hacen que el cuerpo sude abundantemente para refrigerarse.

Sauna baño turco


A diferencia de la sauna, el origen del baño turco como su nombre indica es Turquía. El baño turco también se conoce como sauna húmeda o hammam. La temperatura de este baño de vapor no suele sobrepasar los 55ºC y una humedad relativa que ronda el 100%. A diferencia de la sauna, como la humedad relativa es tan alta, y el ambiente está saturado de vapor de agua, apenas se produce sudoración.

Por todo lo descrito anteriormente, sabréis distinguir a simple vista si se trata de una sauna o de un baño turco, ya que en la primera apenas hay vapor de agua y en la segunda  hay una especie de "neblina" en el recinto.

Aunque en ambas se eliminan toxinas, ésta es mayor en la sauna por la mayor sudoración. Por el contrario, la sauna es más estresante para el organismo que el baño turco, por lo que éste último está más indicado en los casos en los que el objetivo sea la relajación.

Beneficios de la sauna

  • Eliminación de toxinas
  • Al dilatar los poros, elimina las impurezas de la piel
  • Despeja las vías respiratorias ya que la mucosidad se hace más fluida
  • Alivia el dolor de las articulaciones
  • Tras una sesión de ejercicios, ayuda a recuperar los músculos ya que se incrementa la circulación.


Beneficios del baño turco

  • El vapor dilata los poros, eliminando las impurezas de la piel
  • Al humidificar el sistema respiratorio favorece la expectoración.
  • Alivia los dolores menstruales
  • Aumenta la recuperación de los músculos tras una sesión de ejercicios ya que el sistema cardiorrespiratorio está más activo.


En ambos casos, es recomendable finalizar la sesión con una ducha de agua fría.

Las precauciones son las mismas para ambos

La primera vez, es aconsejable no permanecer más de 10 minutos.
Es recomendable esperar unos 15 minutos después de hacer ejercicio para evitar golpes de calor
Debes beber agua al salir, por la deshidratación que se produce
Se recomienda no exceder las 2 sesiones semanales
No está aconsejado para embarazadas, y personas con problemas cardíacos o respiratorios

¿Conocíais la diferencia entre ambos? Besos. Os deseo unas felices vacaciones de Semana Santa (a mi me toca trabajar)

Entre La Sauna y Baño Turco Rating: 4.5 Diposkan Oleh: Laura Carolina

Con la tecnología de Blogger.
 

Top